Iriomote, en busca del yamaneko.

Me levanto temprano para ir hacia Iriomote, una isla que me apetece mucho conocer.
La amable trabajadora de la oficina de turismo del puerto de Ishigaki me comentó que había dos puertos posibles, ya que es una isla grande y que tenia que decidir a cual de los 2 puertos llegar.
Decidí el de Uehara, que como su nombre indica esta en el norte, ya que desde ahí podía hacer un trekking para ver una cascada etc.
Pues bien,cuando llego al puerto me dicen que debido a la mala mar que había ese día el puerto de Uehara esta cerrado y solo puedo ir a Ohara. De ahí deberé coger un bus que me lleve hasta el otro puerto y de aquí ya veré como llego hasta el sitio de la excursión.
El trayecto en barco dura casi 1 hora y en bus otra hora, pero se hace muy ameno, porque así puedo ir viendo la isla de punta a punta y es, preciosa! Toda de montañas verdes, ríos…

Es una isla para hacer actividades al aire libre, hay mucha gente haciendo kayak, por ejemplo.
Al llegar al puerto de Uehara le enseño el ticket de la excursión que me habían dado en el puerto de Ishigaki, llaman por teléfono a alguien y viene un tío en una furgonetilla a buscarme (a mi sola) y vamos a todo trapo hacia donde está la barca donde empieza la excursión.
Y empezamos el recorrido por el rio, muy chulo la verdad.

El capitán del barco explica un montón de cosas, pero solo en nihongo y a todo trapo por lo que pillo poca cosa.
Es un río lleno de manglares y todo tipo de vegetación.

La barca nos deja en un pequeño embarcadero y nos da un par de horas para hacer el trekking (se hace en menos de una hora pero con el calor húmedo de las islas mucho mejor ir con la calma.)

Llegas a un mirador y se ve esta cascada.

Para acceder a verla mas de cerca has de contratar excursiones bastante más largas y yo tampoco tenía demasiado tiempo.
A la vuelta, una mujer japonesa muy maja de Shizuoka, que va con toda su familia, se pone a hablar conmigo, todo en japo claro y yo me voy defendiendo, cosa que me hace mucha ilusión.
La vuelta en barco es muy agradable con más anécdotas en japo que entiendo poquito.
En esta isla habita un felino autóctono que descubrieron hace poco mas de 50 años, el Iriomote Yamaneko.

Por supuesto que me hacía una ilusión tremenda verlo, pero ya sabía que era muy difícil ya que raramente se deja ver y si lo hace es de noche.
Este es su hábitat natural y donde lo descubrieron por primera vez.

Tras el agradable trekking y paseo en barca, me quedan unas horas hasta que sale el siguiente bus para Ishigaki así que decido ir a una playa que me recomiendan.
Pillo otro bus que me deja al lado de la playa.
Aquí hay un restaurante-tienda-bar y decido comer algo.
Con estas vistas fantásticas.

Mientras me tomo mis Yaeyama soba, un matrimonio de Tokio muy simpático se pone a hablar conmigo.
Estoy muy contenta porque estoy practicando bastante nihongo hoy.
Y con esta alegría me bajo a la playa.

Hace mucho viento para estar en la arena. La mayoría de la gente viene a hacer snorkel ya que de nuevo las aguas son increíblemente cristalinas(y yo  sin equipo), pero disfruto bañándome y mirando el precioso paisaje.

Y toca volver. Tras 2 buses mas y otro barquito, llego a Ishigaki.
Este día estoy cansada y decido pillar cosas del combini y cenar en el hotel.
Ha sido otro día genial en estas islas, mañana Taketomi, última isla de las Yaeyama a explorar antes de regresar a Naha.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s