Okinawa…めんそーれ

めんそーれ、mensoore, es el irashaimaseee con el que te dan la bienvenida los habitantes de estas maravillosas islas. Y es que desde que llegué aquí, hace sólo dos días no ha dejado de invadirme esa sensación de buen rollismo y de relaxing Japan. Como llegué por la tarde, me dirigí directa a la famosa calle comercial de Naha, Kokusai doori. Con las Shisas a cada lado, esa especie de leones dragones que son símbolo de Okinawa y se ven por toda la ciudad.

Aquí hay todo tipo de tiendas de souvenirs y productos típicos de gastronomía y otros, propios de estas islas. Habían ya pasado muchas horas desde que me levanté y desde que desayuné, así que me moría de hambre (y de ganas) de probar la comida okinawense por lo que me metí a comer en un sitio un poco guiri de esta misma calle, pero la verdad es que muy a gusto y bien que comí. Aqui pude probar, el chanpuru con goya, el mozuku (una especie de alga autóctona), el tofu que aquí tiene una textura diferente, como más cremosa, el okinawa soba y una especie de rosco buñuelo cuyo sabor me resultaba muy familiar, el saataa andagi. Y por supuesto lo acompañé con mi primera Orion. Con el estómago repleto y feliz, continúe caminando por esta animada calle hasta que oscureció. Luego tuve una cena espectacular con mi amigo Masaya san, okinawense y muy simpático. Me llevó a un restaurante típico pero alejado de la masificada Kokusai. Disfruté de lo lindo probando más cosas de la deliciosa y saludable comida okinawense. Me llamó especialmente la atención el umi budou. o uva de mar, que de nuevo es otra alga. Otro chanpuru que estaba muy rico. El agu, cerdo negro de Okinawa. Y el famoso Awamori, que también tenía muchas ganas de probar. Había además en el restaurante, un músico tradicional que te iba cantando las canciones que le pedías, tocando el sanshin, parecido al samishen pero de 3 cuerdas. Fue una primera noche fantástica en Naha. Al día siguiente mi plan era visitar alguna isla cercana a Okinawa, así que con una sonrisa de satisfacción y protegida de los espíritus malignos por las Shisas, me voy a dormir. Oyasumi nasai!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s