Japón 2017. Día 7: Palacio Imperial, santuario de Hie, Shiba y Odaiba

Hoy la reseña va a ser visual, dejaremos que las fotos hablen por si mismas. Estamos tan cansados, por el calor y las caminatas, que nos cuesta mover el dedo de la Q a la W del teclado. Hemos empezado el día dando una vuelta por los jardines del palacio Imperial. Aunque no es complicado, no hicimos reserva para la visita guiada, más que nada que dura 2h y se hubiera comido mucho tiempo. La parte exterior del Palacio no es gran cosa, pero al menos se puede ver la muralla y el foso que la envuelve. Además, he podido pasar puerta de Hanzo, yeah! Un punto de frikismo…:)

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

De ahí nos hemos dirigido al santuario de Hie. Es un santuario precioso, con una escalera sobre la que han construido multitud de torii seguidos, al estilo del Fushimi Inari Taisha (ya os contaremos en un futuro cercano sobre este templo), de verdad muy muy bonito. La entrada a este templo es gratuita y nos hemos encontrado 50 yenes, que luego hemos devuelto al templo.

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

Luego hemos ido al barrio de Minato, al jardín de Shiba, lugar donde se encuentra el templo de Zoujou-ji. Este templo, también de entrada gratuita, tiene unos de los altares más bonitos que hemos visto hasta ahora, y tiene la peculiaridad de que alberga multitud de estatuas de niños pequeños llamados jizous, que portan un gorro rojo para protegerlos y que están consagradas a la protección de los niños. Desde aquí también se puede ver la torre de Tokyo, la roja. En este nos hemos vuelto a encontrar 50 yenes, que también hemos devuelto al templo. Si es que somos majos eeeh 😎

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

Y por si si no teníamos suficiente con eso, hemos tomado el monorail y nos hemos planta en Odaiba (o como dice una que yo me sé “Odaiba la ostia” 😄) Ya solo el camino del monorail es espectacular, se ve el puente colgante en primera fila,y una vista de la bahía de Tokyo fantástica. Y en Odaiba, pues de todo, centros comerciales, restaurantes, un Onsen que recrea una vieja casa de la época Edo, y por supuesto, la estatua de la libertad (no, no me ha dado un golpe de calor, estos Japos tienen una reproducción de la estatua de New York aquí mismo)

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

A post shared by David J. (@defiledj) on

Hoy ha sido un día intenso, de contenido y de calor. Pero ha valido la pena pasar un poco de penurias. Tanto los templos que hemos visitado como Odaiba, valen mucho la pena.



Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s