Japón 2017. Día 2: Aterizamos. Tokyo -Ueno

Después de 12h de vuelo desde Munich, al fin llegamos a Haneda, uno de los aeropuertos internacionales de Tokyo. La verdad es que en términos generales, volar con Lufthansa no ha estado mal. Quizás la comida podría haber estado mejor, y han recogido los auriculares que han dado al despegar, serán roñosos, hasta Renfe los regala! Tras las pertinentes rondas de control de seguridad y aduanas del aeropuerto, al fin puedo tachar unas de las cosas a hacer en suelo Nipón, reencontrarme con Toto. Ay, mi añorado Toto, mi querido Water Toto, como he echado de menos tus cuidados. Cualquiera que haya probado uno estará  de acuerdo conmigo, esos chorritos fresquitosooos…

Luego toca recoger el Wifi portátil, imprescindible. Con un poco de lío, porque ya no me acordaba de que los japos suelen tener un local en el aeropuerto para recoger paquetes y otro para enviarlos, y suelen estar en las mismas coordenadas pero en plantas separadas. Mira que tienen ganas de liarla, oye… Total, que con la tontería nos hemos dado un paseo por el aeropuerto (muy cuco por cierto)

Vale, pues una vez comunicados, toca ir al hotel. Para eso hemos usado el monorail y luego el tren hasta Ueno. Hemos dejado las maletas en consigna porque era temprano para entrar en la habitación y nos hemos ido a comer. Como el parque de Ueno estaba muy cerca, nos hemos dirigido allí, y hemos tenido la suerte de encontrar una feria de comida taiwanesa. Genial, pues a probarla, empezamos fuerte! Mientras, desde las alturas nos vigilan unos auténticos ladronzuelos aéreos, los cuervos. Si te descuidas, se te llevan la comida, como le ha pasado al desafortunado propietario de esta bicicleta.

También hemos aprovechado para pasear por el parque de Ueno. Además de los jardines, podemos visitar algún museo y templos, como por ejemplo, el templo Toshogu, creado en memoria de Tokugawa Ieyasu.

Pero el calor era tan intenso que nos hemos tenido que refugiar en un local comercial. Aquí hemos descubierto una de las facetas japoniles más conocidas, el consumismo. Seguro que alguien que conozco no desaprovecha la ocasión que le ofrece tanta experiencia local en este campo 😎 De hecho, ya ha caído un gorrito para el calor…

Con el calor que hace y lo poco que hemos dormido es mejor recogerse pronto hoy. Mañana nos toca una de las excursiones desde Tokio. Pero antes, hay que probar la gastronomía local, una cenita ligera y a dormir. Hay que aprovechar que hemos llegado en pleno Tanabata.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s