Japón 2015, día 7: En Kyoto día 5, Nara, Ginkakuji y parque del palacio imperial

Hoy nos hemos levantado muy temprano para ir al castillo Himeji, pero la hemos liado. Resulta que el JR que tenemos ahora, el JR West Sanyo, no permite utilizar las líneas de Shinkansen desde Kyoto, sólo las líneas regulares. Pero no lo sabíamos, y solicitamos una reserva en el Shinkansen, y nos la hicieron sin decirnos nada (おきゃくさま manda) y cuando hemos querido entrar en el andén nos lo han impedido, y aquí es donde hemos perdido el tren. Que podríamos haber ido en un tren normal, si, pero tardan casi el doble y entonces no hubiéramos podido llegar a la hora y no nos hubieran dejado entrar en algunas zonas de castillo.
Así pues, hemos cambiado planes, y hemos ido a Nara (lo teníamos previsto, pero otro día). Lo que se ve en Nara es un parque con varios templos, y algún que otro templo en las afueras, un parque que tiene la peculiaridad de que tiene en su interior merodean miles ciervos a su antojo. Al principio es muy bonito y bucólico, pero luego ya, o pasas de ellos o directamente los rehuyes, más si sacas algo de comer, ya sea para ti o para ellos. Entonces, si ven comida, son tu “amigos” para siempre y te siguen, y te dan mordisquitos, y los más lanzados te dan cabezazos.

View this post on Instagram

#narapark

A post shared by David J. (@defiledj) on

Si hay algo impresionante que ver en Nara es sin duda el enorme templo Todai-ji y su enorme estatua de Buda. Es tan grande que en una de sus manos caben 4 personas. Este templo es la construcción de madera más grande del mundo. El resto de los templos, aunque bonitos, no son tan impresionantes, pero merece la pena visitarlos también.

View this post on Instagram

#todaiji

A post shared by David J. (@defiledj) on

Nara la hemos visitado en una mañana, aunque podríamos haber estado todo el día.
Después de haber visitado Nara, volvemos a Kyoto y aprovechamos para ver lo poco que nos falta, el Ginkakuji y el parque del palacio imperial.
La entrada al templo del Ginkakuji es diferente del resto que hemos visitado, se entra como por un pasillo enmurallado que te lleva a las cajas donde comprar la entrada (evidentemente no es gratis la entrada, ni la de este ni la de ningún otro templo de estos famosos que hemos visitado) Una vez en el interior del recinto se puede disfrutar de un paisaje excepcional, un jardín precioso, aunque pequeño, y pequeño es el templo, pequeño y sencillo, casi ni templo, porque si nos descuidamos nos lo saltamos, se encuentra nada mas entrar a la derecha y no da la impresión de ser el objeto principal del recinto. Es un edificio de madera que queda empequeñecido ante la belleza del jardín.

View this post on Instagram

#ginkakuji

A post shared by David J. (@defiledj) on

Por último hemos ido a ver el parque del palacio imperial, porque el propio palacio no pude ser visto a no ser que tengas reserva. Pues bien, os podéis ahorrar el desplazamiento, si pilla de paso, bien, pero sino, es un parque bastante insulso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s