Japón 2015, día 5: En Kyoto día 3 visitamos Arashiyama y Kinkakuji

El día de hoy se presenta apretadito. Para empezar vamos a tomar el tren para ir a Arashiyama. Antes, hacemos una pequeña escapada a la planta superior de la estación de Kyoto, donde podemos ver la ciudad desde las alturas. Podemos comprobar como se mezclan los tejados modernos con los tradicionales, y como estos últimos abundan.
Una vez llegamos a Arashiyama nos encaminamos al templo de Tenryuji. Sus jardines son preciosos, con carpas enormes en sus estanques.

#tenryuji

A post shared by David J. (@defiledj) on

Entrando en uno de los edificios se puede ver, en el techo, la pintura de un dragón. Si das vueltas alrededor de la estancia donde se encuentra la pintura te das cuenta de que los ojos del dragón no dejan de mirarte, un ingenioso efecto de la pintura.
Después, nos apetece estar un rato sentados y sacamos ticket en el Torokko train (ahora decir conmigo en voz alta torokko-torokko-torokko-torokko…no suena como un tren? así son muchos nombres japoneses, que cachondos no?) que lleva de Arashiyama a Kameoka por la ribera del río Hozugawa.

#torokkotrain

A post shared by David J. (@defiledj) on

Comemos algo por la zona y pensamos que hacer.
Decidimos que después de comer iremos al Kinkakuji. Cuando busqué información sobre Kyoto había tres cosas que tenía claro que quería ver, una el Fushimi Inari, la segunda el Ginkakuji y la tercera el Kinkakuji. Pero las fotos no hacen honor al edificio, sobre todo si tenemos la suerte de verlo por la tarde (más que suerte, la amiga nihonjin lo planeó) Habrá gente que no lo encuentre tan bonito, a mi me ha parecido espectacular, e imagino que si lo hubiéramos visto en el hanami o con nieve, aún más espectacular.

#kinkakuji

A post shared by David J. (@defiledj) on

Para acabar el día vamos a cenar sashimi y nabe a un restaurante, y a brindar con sake, mochiron! Mientras cenamos, en un momento determinado, se oye el retumbar del tubo de escape de una moto, algo inusual a eso de las 20h. Al asomarnos a la calle nos sorprende ver a un tipo haciendo eses con una moto custom por en medio de la calle, entre los dos carriles de la calle, primero calle arriba, y luego calle abajo. Y lo que mas me sorprende es que, antes de llegar al restaurante, mientras estábamos parados esperando a que cambiara el semáforo, un coche ha intentado girar en la misma dirección que el autobús que tenía delante, pero el no tenía permitido hacer esa maniobra. Inmediatamente han saltado corriendo los dos guardias que hay en el semáforo para parar al vehículo. Tengo que aclarar que la presencia de la policía en la ciudad es muy numerosa, prácticamente hay una pareja en cada semáforo conflictivo, o si hay obras, o si es una zona muy concurrida, casi siempre en labores de tráfico. Pues a este motorista no lo ha parado nadie. No lo entiendo, en pleno centro de Kyoto…en fin, cosas de Japón.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s