Japón 2015, día 3: En Kyoto día 1 paseo por Fushimi Inari Taisha

Hoy toca darnos un paseo por el Fushimi Inari Taisha, un santuario dedicado al dios Inari. Nos levantamos a las 8h y compramos en un Lawson un pequeño desayuno (creo que me quedaré con hambre) Nos dirigimos a la estación de Kyoto JR donde cogeremos la línea Nara (la línea marrón) hasta Inari, son sólo dos paradas. Como es domingo esperábamos que hubiera mucha gente, y así es, si te paras la gente te puede arrollar y pasar por encima sin inmutarse. Pero el entorno lo merece (bueno, que te arrollen no, pero ir apretados en el tren si) Saliendo de la estación, justo enfrente, hay una calle peatonal presidida por un enorme Torii rojo, como digo, abarrotada de gente, que lleva a las faldas del monte Inari y donde empieza el camino a la cima. Nos quedamos mirando los edificios que hay a ambos lados del camino, templos y las típicas tiendas con velas, plaquitas de madera, recuerdos y demás objetos típicos que venden alrededor de los edificios de los templos principales. Y justo vamos a empezar la marcha cuando nos pregunta un grupo de tres colegiales si teníamos un momento para hacernos unas preguntas. Si, no hay problema, dispara. El cabecilla, entre balbuceos, y leyendo una chuleta, me explica que son de una escuela y que están estudiando inglés (esto mismo se lo tuve que sonsacar en japonés porque el pobre era un manojo de nervios y no acababa la frase) y que si podía escribirles algo en favor de la paz. Ya me habían hablado que era usual que grupos de niños se acercaran a los extranjeros a practicar inglés. Claro que si muchacho, mira, yo vengo de Barcelona, te importa si te lo escribo en Español? La escribo y seguimos nuestro camino. Minutos después caí en la cuenta que el profesor de ingles se lo leería y no entendería nada!

View this post on Instagram

#fushimiinaritaisha

A post shared by David J. (@defiledj) on

Ya en el camino a la cima, hace calor; justo al empezar vemos un cartel informativo del camino, un camino escalonado que sube entre los Torii. No nos habíamos dado cuenta de lo largo que es! Decidimos hacer un poco más de la mitad y volver. Que bonito esto de ir entre los Torii, como en Lost in Translation, entre la gente, subiendo escalones. Llevamos un rato subiendo escalones, no solo hay japoneses, hay muchos chinos y coreanos también, a parte de occidentales, y esta haciendo bastante calor. Hemos hecho un alto en el camino a comprar agua, los Torii son todos iguales, hay mucha gente y hemos de parar de vez en cuando a esperar. Bueno, me estoy cansando de subir escalones, se esta haciendo monótono, y subir por subir es tontería, en el siguiente descansillo nos damos la vuelta y bajamos. En verdad vale mucho la pena, pero con tanta gente se quitan un poco las ganas, es como cuando estuve en los acantilados Moher, espectaculares, pero con tanta gente agobia.
De bajada decidimos ir por una calle comercial con tiendas de comida y recuerdos a lado y lado, para dirigirnos a la estación y volver a Kyoto. En la estación de tren encontramos otra frikada japonesa, todo tiene instrucciones, hasta el water.

View this post on Instagram

#cosascuriosasenjapon

A post shared by David J. (@defiledj) on

Como es pronto y queremos aprovechar nos decidimos a dar una vuelta por Gion, el barrio donde hay más geishas por metro cuadrado del mundo. Y nada mejor que ir en autobús; Kyoto tiene una extensa red de autobuses y unos pases diarios con los que puedes usar casi todas las lineas por 500 yen (ya solo el billete sencillo cuesta 230 yenes) Pues aunque no es de noche, que es cuando mas se ven, tuvimos la oportunidad de ver tres en poco tiempo. No les hicimos foto por respeto, no les gusta, y si se la haces sin permiso te debe de caer una maldición o algo así, como a un gaijin que intentó hacerle un robado a una, y le salió la foto negra, y lo sé porque mientras le estaba haciendo la foto a semi escondidas ví que se olvidó quitar el protector de la lente. El también se dió cuenta luego, pero tarde, la geisha habia escapado calle abajo con sus sandalias de madera repiqueteando en el suelo. Eso es mal karma. No te preocupes chaval, tendrás mas ocasiones, solo le tienes que pedir permiso a una de ellas, que no le importe, y ya esta.

View this post on Instagram

#gionkyoto

A post shared by David J. (@defiledj) on

Por ultimo, antes de volver, visitamos el santuario de Yasaka. Si por Gion habíamos visto japoneses y japonesas vistiendo de forma tradicional, aquí se multiplican (a ver mentes sucias, no me refiero a eso, sinó a que hay muchos…).

View this post on Instagram

#yasakashrine

A post shared by David J. (@defiledj) on

Y por hoy ya es suficiente, después de cenar un plato de udon con cerdo y curry (tonkatsu kurri udon) nos vamos a dormir que mañana tendremos un día muy intenso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s